Episodios

Heracles y el asesinato de Ífito

Al acabar sus trabajos, Heracles quería volver a casarse. Llegó a sus oídos que Éurito, rey de Ecalia, había ofrecido la mano de su hija Yole a quien pudiera vencerlo a él mismo y a sus hijos con el arco.

El héroe participó en la prueba y venció sin problemas, pero no recibió a Yole como recompensa. Ífito, el hijo mayor, era el único que quería entregarla y cumplir con lo prometido. Pero la fama de Heracles le precedía y Éurito y sus otros hijos temían que se repitiera la historia de Mégara y, en algún acceso de ira, matara a golpes a Yole y a los hijos que tuvieran.

Poco tiempo después, a Éurito le desaparecieron unas yeguas y supuso que habría sido Heracles por venganza. Una vez más, Ífito defendió al héroe y fue en su busca para pedirle que le ayudara a buscarlas y demostrara así su inocencia. Heracles se lo prometió y lo hospedó, pero luego lo lanzó desde una torre de las murallas de Tirinto.

Sobre el motivo del asesinato hay diferentes versiones:
Apolodoro: fue en otro de sus arrebatos de locura.
Homero: En la Odisea se cuenta que Ífito había salido en busca de las yeguas, se hospeda en casa de Heracles y éste lo mató para quedárselas. Pero en un Escolio a Odisea se añade que fue el famoso ladrón Autólico quien robó las yeguas y luego se las vendió a Heracles como propias.
Diodoro: en esta versión era Ífito quien recelaba de Heracles, así que el héroe le invitó a subir a lo alto de la torre para intentar divisar a las yeguas por si estaban pastando por sus tierras. Al no verlas, Heracles le dijo que lo acusaba en falso y lo despeñó.

En cualquier caso, el hecho es que asesinó a Ífito y por ello sufrió una grave enfermedad. Para purificarse de este asesinato acudió primero a Neleo, rey Pilos. Éste era amigo de Éurito y tenía dudas sobre si acceder a realizar el rito de purificación. Todos sus hijos, con la excepción e Néstor, le aconsejaron que no lo hiciera, así que rechazó ayudarlo.

Fue entonces a Delfos para consultar al oráculo acerca de cómo podía liberarse de su mal. Sin embargo, la sacerdotisa Jenoclea no le quiso dar ninguna respuesta y eso lo enfureció hasta el punto de saquear el templo e intentar robar el trípode para montar su propio oráculo.

Ante esto, el propio Apolo tuvo que intervenir y Heracles se enfrentó a él. Zeus tuvo que lanzar un rayo en medio de los dos para detener la pelea y, tras esto, la pitia se vio obligada a darle a Heracles la respuesta que buscaba: debía ser vendido, servir tres años como criado y pagar una indemnización a la familia del asesinado para expiar su crimen.

Hermes lo puso en venta por tres talentos, que pagó luego a los hijos de Ífito. La compradora fue Ónfale, reina de los lidios. Fue ella quien, tiempo después, se convirtió en la segunda esposa del héroe.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies