Episodios

Pan y Siringa

Siringa era una náyade de Nonacris, en Arcadia. Había conseguido esquivar tanto a sátiros como a dioses y permanecer virgen como la diosa a la que rendía culto: Ártemis. Vestía como ella y cazaba como ella. Las hubieran podido confundir si no fuera porque el arco de Siringa era de cuerno y el de la diosa era de oro.

Pan la vio un día mientras volvía del monte Liceo. Se dirigió a ella, rogando y suplicando sus atenciones, pero la náyade las rechazó. Entonces, el semidios la persiguió y Siringa huyó hasta llegar al río Ladón. Allí suplicó a sus hermanas que la transformaran para ayudarla a escapar de él.

Cuando Pan la alcanzó, solo pudo abrazar a los juncos de la orilla en los que Siringa se había convertido. El semidios lanzó un suspiro y el aire se introdujo por las cañas emitiendo un sonido suave y débil, como un lamento.

Pan quedó cautivado por su dulzura y construyó una nueva flauta uniendo con cera cañas de distintos tamaños. Desde entonces este instrumento llevó el nombre de la náyade y acompañó siempre al semidios.

Un comentario

  • carmelo ramirez

    Por fin…!! busque una pagina ilustrativa como la que Uds, Presentan mucho tiempo..!Pense que estaban Vetadas….!!Las Grandes Verdades….fueron afanosamente enterradas, y escondidas…!! felicitaciones…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies