Episodios

El sacrificio de Ifigenia

La flota aquea había quedado fondeada en Áulide. El mar estaba en calma y no soplaba ni la más mínima brisa que permitiera la navegación hacia Troya, su destino. Calcas, el adivino que los acompañaba, le dijo a Agamenón que la situación no cambiaría mientras no ofreciera un sacrificio a Ártemis.

La diosa estaba ofendida con el líder de los aqueos por haber presumido durante una de sus cacerías diciendo un: “¡Ni Ártemis!”. Pero su enfado se remontaba más allá. Su padre, Atreo, había prometido sacrificarle una cordera dorada años atrás y no lo había hecho. Para compensarla, Agamenón debería sacrificar a una de sus hijas.

El rey micénico se negó en un primer momento, pero finalmente se convenció de que debía hacerse y envió a Odiseo y a Taltibio —o a Diomedes— a Micenas para traer a su hija Ifigenia. Odiseo tuvo la idea de engañar a Clitemnestra, la reina, diciéndole que el motivo era que iban a darla en matrimonio a Aquiles como pago por participar en la expedición aquea.

La joven llegó a Áulide y su padre la colocó en el altar, dispuesto a degollarla. En el último momento, Ártemis se apiadó e hizo aparecer una nube que envolvió el altar, privando a los asistentes de la vista. Entonces sustituyó a la joven por un ciervo y a ella se la llevó a la Táuride, donde la instruyó para ser su sacerdotisa. Algunos dicen que, además, la hizo inmortal.

Tras ser aplacada, Agamenón y los aqueos pudieron por fin zarpar.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies