Criaturas

Escila

Escila nació como una hermosa ninfa, o bien hija de Apolo y Hécate, o de Forcis y Ceto. Su transformación en monstruo se produjo a causa de los celos de la bruja Circe. Ésta estaba enamorada de uno de los pretendientes de Escila, Glauco.

Se decía que tenía cuerpo de mujer y que de su vientre salían seis cabezas de perro —en algunas fuentes éstas tenían cuello serpentino— con tres hileras de dientes, y su aullido era como el de dicho animal.

Vivía en un promontorio rocoso en el Regio, frente a Mesina —antaño llamada Zancle, en Sicilia—. En la orilla delantera había un enorme remolino, llamado Caribdis, que succionaba a los barcos que se aventuraban por el estrecho. Si éstos no querían morir, era preferible pasar junto a Escila y perder solo a seis hombres, uno por cada cabeza.

Odiseo fue uno de estos célebres viajeros que tuvo que elegir y, aconsejado por Circe, pasó junto a ella.

Finalmente fue convertida en roca por los dioses y permanece en ese mismo lugar, en el que hoy es el pueblo de Scilla, en Italia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies