Episodios

Admeto y Alcestis

Tras la muerte de Asclepio fulminado por el rayo de Zeus, Apolo se vengó de la muerte de su hijo asesinando a los cíclopes que fabricaron dicha arma divina. Como castigo, su padre lo condenó a servir durante a un tiempo a un rey mortal.

El elegido por Apolo fue Admeto, de Feras. El dios estaba tan contento con su amo que hizo que todos sus terneros parieran gemelos. Y no solo le ayudó con eso. Admeto quería por esposa a Alcestis, hija del rey Pelias de Yolco. Como eran muchos los que se disputaban la mano de la joven, Pelias optó por hacer pasar una prueba casi imposible a los pretendientes: uncir en un mismo carro a un león y a un jabalí.

Con la ayuda divina de Apolo, Admeto fue el triunfador de esta prueba y consiguió a Alcestis, pero durante la boda cometió un grave error. Al realizar los correspondientes sacrificios a los dioses, se olvidó de Ártemis. Al abrir el lecho nupcial lo encontró lleno de serpientes.

Sin embargo, Apolo consiguió ayudarle una vez más aplacando la ira de su hermana y pidiendo a las Moiras que, cuando Admeto estuviera a punto de morir, pudiera librarse si alguien se ofrecía en su lugar. Pero cuando llegó el momento, los padres del rey se negaron. Fue su esposa, Alcestis, la única dispuesta a sacrificarse por él.

Cuando esto sucedió, Heracles se encontraba en casa de Admeto. El triste destino de la pareja lo conmovió y bajó al Hades, donde luchó contra el propio Tánatos, para traer de vuelta a Alcestis y devolverla a su esposo.

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies