Episodios

Apolo y Jacinto

Jacinto era un príncipe espartano, hijo del rey Amiclas, que despertaba pasiones por su belleza. El poeta Tamiris y Céfiro, el viento del oeste, fueron dos de sus pretendientes. Pero quien tuvo la suerte de amarlo fue el dios Apolo.

A causa de este romance desatendía sus tareas en Delfos y se dedicaba a acompañarlo a donde fuese. Un día se encontraban ambos jugando a lanzar el disco. Apolo lo lanzó y Jacinto, feliz, se disponía a recogerlo. Pero, o bien el disco rebotó debido a la fuerza con que el dios lo había lanzado, o bien Céfiro, celoso, lo desvió de su trayectoria. En cualquier caso, golpeó la cabeza del joven y le ocasionó una herida mortal.

Apolo lo tomó entre sus brazos viendo como colgaba inerte y se le escapaba la vida, sin ser capaz de hacer nada por evitarlo a pesar de ser también el dios de la curación. Solo pudo prometer que su nombre sería recordado, y de la sangre que había manchado la hierba hizo brotar una nueva flor de color púrpura a la que bautizó en su honor.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies