Thésée retrouve l'épée de son père - Poussin (c1638)
Episodios

Egeo y Etra: el nacimiento de Teseo

Egeo, rey de Atenas, a pesar de haberse casado en dos ocasiones no conseguía tener hijos. Y era algo preocupante, pues sus hermanos ambicionaban el trono. Angustiado por esta situación, Egeo decidió viajar a Delfos y consultar a la Pitia. Allí, por mediación del dios Apolo, recibió un críptico consejo:

El cuello que sobresale del odre, oh el mejor de los hombres, no lo desates antes de llegar a la altura de Atenas.

Confuso aún por el oráculo que había recibido, Egeo decidió regresar a Atenas, cavilando durante todo el camino de vuelta. Cansado del viaje, paró en Trecén a pasar la noche en casa de Piteo, hijo de Pélope.

Agradecido por la hospitalidad de Piteo, Egeo le contó a éste el oráculo que había recibido, intentando aún hallar el significado oculto tras las palabras de la adivina. Pero Piteo enseguida resolvió el acertijo: el dios instaba a Egeo a esperar a su llegada a Atenas, pues sin duda engendraría un hijo con la primera mujer con la que yaciese.

Piteo, viendo la ocasión, decidió emborrachar a Egeo y hacerle dormir en el lecho de su hija Etra. Allí la pasión de Egeo se desató y, tal y como Apolo había vaticinado, la joven quedó encinta.

A la mañana siguiente Egeo comprendió lo que había sucedido e instó a Piteo y a Etra a guardar el secreto de lo que había ocurrido aquella noche. Antes de regresar le hizo prometer a Etra que si tenía un hijo varón, éste debería marchar a Atenas con él al cumplir la mayoría de edad. A continuación Egeo escondió, bajo una pesada roca, su espada. Un arma que, como prueba de su linaje, su hijo habría de traer con él.

Así lo hizo. Y ese hijo, futuro héroe de Atenas, se llamó Teseo.

Continua en Teseo viaja a Atenas

Un comentario

  • Галина

    Asi Teseo entro en el laberinto hasta encontrarse con el Minotauro, al que dio muerte a punetazos o atravesandolo con una espada. A continuacion recogio el hilo y asi pudo salir del laberinto e inmediatamente, acompanado por el resto de atenienses y por Ariadna, embarco de vuelta a Atenas, tras hundir los barcos cretenses para impedir una posible persecucion.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies